Disculpas y razones

3d9Esta explicación la debo desde hace muchísimo tiempo, pero la verdad no encontraba el momento oportuno para escribirla, mucho menos para publicarla.

Como es bien sabido, la página se creo para ir dando avances acerca de todo lo que haga con respecto a la escritura, ya sean fanfics u originales. Y la verdad es que no ha sido utilizada mucho.

Se muy bien que tengo dos historias incompletas, y que llevan un tiempo pidiendo la continuación de las misma y siempre contesto “estoy trabajando en ella, pero no se cuando voy a publicar” y es la verdad, trabajo en ella, pero a un nivel que no se imaginan y me gustaría que sepan el como y porqué de esto.

1. Cuando empecé a escribir estos fics yo tenía una idea muy clara de como iba a empezar y como iba a terminar. Sabía exactamente el número de capítulos que tendría y la extensión de los mismos. En ese entonces tenía 15 años y las ideas que tenían eran bastante “románticas” por así decirlo, llenas de mucho azúcar y problemas casi inexistentes.

Un mundo casi perfecto… Jajaja

También los capítulos que están publicados estaban prácticamente escritos cuando los publique, porque mi intención en ese entonces era publicarlos cuando ya estuviera completamente terminada —cosa que ni sucedió —, pero no me arrepiento de haberlo hecho porque gracias a eso logré conocer a muchas personas que resultan ser también escritoras a las que siempre he admirado.

2. Desde que deje de publicar las continuaciones han pasado una serie de sucesos bastante importantes que han hecho que el proceso de escritura de estos fics se haya detenido.

Puede que a muchos no les interese, pero me gustaría compartirles algunas de estas experiencias para que puedan entender el porque del gran cambio que hubo en mi vida y como ha afectado a estos fics en específico.

Cuando yo publique el primer capítulo de Destinados a Estar Juntos y Confusión yo llevaba a penas medio año de haber empezado mi carrera de bachiller, el cambio fue bastante brusco para mi, el conocer personas muy distintas a las que estaba acostumbrada en la secundaria. Sin contar que soy la mejor haciendo amistad con todos «¡Já! Sí, como no»
Los dos años que pase con esas personas me sirvió para aprender mucho y poder tratar con todo tipo de carácteres, pero podríamos decir que del lado “sentimental” si mi carácter y personalidad no fueran como son yo hubiera acabado en un estado depresivo y con una autoestima muy en el suelo, porque terminar con un salón de clases lleno de personas envidiosas y que te desean lo peor no es precisamente el sueño de la vida. Y más cuando los profesores solo avivan la llama elogiandote por tus buenas notas y diciéndoles que deberían ser más como tu. Y desde ya les digo que no es que presuma, —siempre he odiado ser el centro de atención de las personas, si me ignoran pueden estar más que seguros que me hacen enteramente feliz—. Pero dada la estricta educación a la que fui sometida en la secundaria, tengo ciertos hábitos que hacen que pueda memorizar una gran cantidad de datos con facilidad y de diversos temas, por lo que en la carrera se me hizo de lo más fácil, también resulta que la secundaria a la que asistí al ser del tipo “experimental (en mi país significa que te enseñan una carrera técnica a parte de tu educación normal)” no se regía por las mismas reglas de la educación pública —a pesar de ser pública también — que tenía el gobierno, entonces ellos podían enseñar con un sistema un poco diferente, y por ende los cabrones nos exprimían y nos enseñaban temas avanzados que se supone tendríamos que aprender cuando llegáramos al bachillerato. Para rematar la genial de mí decide suspender en su año de graduación lo que me regalo un pase directo a clases de nivelación y un examen que si no pasaba seguro repetía el año —lo más divertido del asunto es que esa secundaria al tener sus propias reglas, no permitía repitentes, por lo que el suspender el examen me daba también un pase directo a buscar otro establecimiento donde tener que repetir el año…. Ay! Ya me alargue bastante con esto.

El punto es que esa exprimida que me dieron fue una gran enriquecimiento para mi, y gracias a mis clases de nivelación cuando empecé el bachillerato hizo que se me hiciera muy fácil todo porque, como menciones antes, los temas los volvieron a enseñar y para mi era como volver a repasarlos. Aunque para mis compañeros no fue algo que pudieron entender y lo tomaron como un alarde de mi parte. Lo que me causó conflictos con ellos y terminamos como conté al principio.

Como mencione, no es alarde, pero para mi es una gran logró el que todos los ataques recibidos no fueran un impedimento para mi, ya que esto siempre lo diré con orgullo, le duela a quien le duela, pero yo me gradué con honores y como la mejor alumna de esa promoción que incluían secretarias, contadores y bachilleres.
(Nota: no se como será en su país, pero según tengo entendido, mí país subdesarrollado el uno de los pocos, si no es que el único que posee esa variedad en carreras antes de ingresar a la universidad)

3. Después de mi gran aventura de la vida, vino el gran paso de tratar de ingresar a la universidad. Al principio fue bastante fácil, pero cuando me tocó llegar al último examen —el importante —, fallé. No fué algo que me entristeciera, simplemente seguí intentándolo, pero después de tres años de intentos, como que empece a replantearme muchas cosas.

Entendía muy bien que el gobierno corrupto quería evitar seguir perdiendo dinero y todo eso, pero que incluso metieran en esos asuntos a la universidad se supone es del pueblo, pues como que se tuerce la cosa. Resulta que si quieres entrar a estudiar derecho o auditoria es fácil porque son las más “corrientes”(no hablo mal de la carrera, en mi familia abunda, me refiero a que son las que mas estudiantes tienen), pero si quieres estudiar ingeniería o medicina no podías porque necesitabas tener contacto con los más altos mandos para que te dejaran entrar. Sino podías seguir intentando unos cuantos años más hasta que te tocara la lotería de cada año y eras uno de los 100 afortunados en poder entrar. Se imaginan eso cuando la cantidad de graduados es más o menos de 5000 al año.

Deje de lado la universidad y me centre en buscar alternativas, y estudie carreras técnicas, ahí tengo mis acreditaciones y empece a buscar nuevas cosas. Eso me llevo a tomar en serio el estudiar japonés y no sólo aprenderme el típico konnichiwa, kawaii, anime. Aunque en la actualidad por problemas de no poder costearlo (por el momento) deje de estudiarlo en una escuela de idiomas y pasé a ser autodidacta. Obvio no soy experta, pero estoy orgullosa de decir que a la fecha puedo leer y escribir hiragana y katakana, y aunque sigo en, puedo leer kanjis, más que todo de los nombres, pero se empieza por algo.

4. El 2015 fue el año donde me estrene como trabajadora. En mi vida jamás había trabajado, pero debo decir que fue una experiencia muy enriquecedora, donde mi aversión hacía las personas fue puesta a prueba, ya que me tocó trabajar en equipo y vaya que tengo suerte para los compañeros con los que me tocan.

Esta vez no me alargare tanto, ya que fue lo mismo que en bachillerato, pero con personas mayores (casi 50 años, yo tenía 20), pude comprobar que yo poseía un nivel de madurez más alto que el de ellos (y no, no es broma, para mi desgracia) y el resultado final fue que para acabar (mi trabajo era temporal) no hablaba con ellos, nos separaron por problemas que causaron peleas por hombres —casados — otros eran niños (menores que yo) y un sin fin de otras cosas. Lo bueno y gracioso del asunto es que las personas que al principio me cain mal y pensé iba a llevarme mal se convirtieron en mis amigas —eran chicas — y los que creí me llevaría bien fueron a los que alejé totalmente de mi vista. Esos fueron los 4 meses más locos que he tenido hasta ahora.

Y pues todas estas cosas son las que han hecho que mi vida, sentimientos y forma de pensar hayan cambiado radicalmente.

Si pudieran ver algo de lo que escribo actualmente creó que podrían ver al cambio en mi forma de escribir. Sigo creando historias —en mi mente— con finales felices (algunos) pero primero me divierto de lo lindo haciendo sufrir a los personajes antes de llegar al tan esperado final, porque me di cuenta que los shoujos que tanto me gustan desde niña difícilmente podrían pasar en la vida real. Y lo digo porque lo he vivido en carne propia a base de experiencias que para mi son enriquecedoras, pero para otros pueden ser muy traumáticas.

Con decirles que cuando paso lo de mi aventura en el bachillerato era como que todos nos llevábamos bien, pero me di cuenta del cambio, lo chistoso es que ellos creían que cuando hablaban mal de mí o hacían sus planes para ponerme en mal, se supone que yo jamás me enteré, pero la verdad yo me reía de ellos, porque aunque nunca se los dije, yo estaba presente cuando lo hacían. Para mi fue muy divertido, porque ahí fue donde la «yo» que está escribiendo ésto nació.

Y si pudieran preguntarle a una persona que me conoce muy bien y que justo esta pasando lo mismo con la diferencia que si se deprime y su autoestima es casi nula, como es la «yo» de este momento, les diría en sus palabras “no me puedo imaginar lo que tuviste que pasar o sufrir para que te hayas convertido en una persona tan retorcida”. La verdad yo me río cuando me dice eso, porque la verdad que no me considero retorcida, sádica tal vez, pero no retorcida.

En mis carpetas de escritos tengo historias originales y fics que no verán la luz en mucho tiempo, y actualmente sigo creando más y la persona que les mencionó es la primera en leer todas esas ideas. La pobre se vive traumando con mis ideas cada vez que las lee. Y me dice que estoy loca, pero sólo le digo que estoy cansada de leer lo mismo de siempre, yo quiero escribir cosas que sean diferentes y que se diferencien por ser raras o locas por el simple hecho de escribir algo que no esta de moda.

Se que me extendí muchísimo, pero quería que pudieran entender la causa del gran “bloqueo” de escritor que estoy sufriendo, más que todo porque la persona que empezó a escribir Destinados a Estar Juntos ya no está y no quiero terminar la historia simplemente porque tengo que, sino que este bien fundamentado el final, pero aún no he encontrado la manera de hacerlo.

Confusión no tiene el mismo problema porque desde el principio no iba a centrarse exactamente en el romance, pero ya que no quiero dejar de lado el otro fic es que tampoco he querido avanzar con este, y créanme que este fic esta preparado para recibir a la nueva yo, por lo que la historia no sera afectada, más bien creó que podre explotar mejor la idea que siempre hubo para esta historia.

Sin más que decir, los dejaré con está última pregunta.

¿Ustedes leerían o se interesarían en una historia donde el protagonista muere en el tercer capítulo?

Nos leemos.
Beatto (SaKuRiMo0n)